viernes, 17 de septiembre de 2010

QUICHE MIXTA




Hace ya tiempo nuestra querida Isi tuvo la gentileza no solo de cocinar quiches para nosotros, sino que además se curró la receta y la posteó (consultar entrada del 10 de octubre de 2008). Cada quiche es un mundo y yo me he permitido el lujo hoy de acercaros una receta que en mi opinión es bastante sabrosa. Como deduciréis más adelante lo de mixta deriva de la mezcla hortelana con el bacon y el queso…Animaros y ya nos contaréis que tal os ha salido.

Ingredientes (para 12 buenas raciones)




8 huevos frescos de gallina
1 litro de nata líquida para cocinar
400 grs. De bacon ahumado de la mejor calidad
3 cebollas dulces
1 pimiento verde italiano
1 pimiento lamuyo rojo
1 puerro
2 dientes de ajo
200 grs. De queso cheddar
Un manojo pequeño de hojas de albahaca
1 barquita de “tomates cherry”
2 paquetes de hojaldre o 500 grs. De masa quebrada (hoy he optado por la primera opción)
Sal
Pimienta negra
AOVE
1 calabacín pequeño (no como el de la foto)
1 nuez de mantequilla
50 grs. De harina
500 grs. De una legumbre de mala calidad (para hornear el hojaldre)

Utensilios

1 horno
1 molde desechable de aluminio de las medidas oportunas
1 varilla
1 cuchara de madera
1 puntilla
1 cuchillo cebollero
1 tabla para cortar
1 bol de dimensiones generosas
Papel albal
1 cacerola grande

Elaboración:

En primer lugar nos lavamos las manos y nos pertrechamos de la cerveza fría suficiente para llevar a cabo nuestra que misión que aproximadamente nos llevará una hora. A continuación encendemos el horno arriba y abajo a 2000.

Untamos el molde con mantequilla para a continuación, añadirle harina (, retirando el sobrante,) y evitar así que el hojaldre se “pegue” al molde arruinando nuestro delicioso entrante.






Colocamos el hojaldre o la masa quebrada sobre el molde procurando que quede bien ajustada a los bordes y que sobre un poco por arriba puesto que en el proceso de horneado encoge y luego se nos puede salir el relleno.




Cubrimos la masa con papel albal y añadimos la legumbre vieja para evitar que la masa suba mientras se cocina “en blanco”. Haciendo esto evitamos que el relleno se cocina y que la masa quede cruda.






En 12 minutos a 180º tenemos lista la masa.



Mientras “cocemos en blanco” la masa ponemos un chorro de aceite en una cacerola amplia junto con 2 dientes de ajo para aromatizar el aceite.




Retiramos los ajos e incorporamos la cebolla cortada en juliana fina y la cocinamos durante 5 minutos a fuego medio. Cada vez que adicionemos un ingrediente nuevo debemos subir un poco el fuego para que no se pierdan calorías y se cuezan los alimentos.




A continuación seguimos con los pimientos y los tomates cherry.





Cuando el conjunto esté bastante fondeado añadimos el puerro y un par de minutos después, el bacon. Probamos el punto de sal y lo rectificamos con cuidado puesto que nos falta el queso que siempre le va a dar un punto de sal a la comida.






Cascamos los huevos y los batimos con energía. Añadimos una pizca de sal y un par de vueltas de molino de pimienta negra. Agregamos la nata sin dejar de batir. Probamos.













Incorporamos el relleno al bol donde tenemos la nata y homogeneizamos el conjunto.


Vertemos sobre la masa y al horno durante 30 minutos a 180º.



Transcurrida la media hora abrimos el horno y pinchamos el quiche con un palillo. Si sale limpio está lista, si le quedan restos habrá que esperar otros 5 minutos aproximadamente.


Dejar reposar un par de horas antes de consumirla para poder cortarla sin que se rompa.

Nota: puede ser consumida fría, del tiempo o caliente. Eso ya varía en función del gusto de cada uno. A mí personalmente me gusta del tiempo. Si tengo posibilidades e ingredientes preparo un pesto ligero que la acompaña a la perfección.

Buena Suerte y Buen Provecho.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

MAGDALENAS DE CHOCOLATE Y NARANJA



Las Magdalenas son un clásico en las mesas de desayuno españolas. A mí personalmente me vuelven loco, no en vano, vaya donde vaya siempre busco una panadería y si tienen, las compró. Vamos a hacer un pequeño esfuerzo y dejar de comprar bollería industrial para nuestros desayunos y a pasar 1 horita en nuestra cocina haciéndonos nuestro propio desayuno. ¿Por qué no? Son muy fáciles, baratas y divertidas de preparar, sobre todo si hay niños de por medio. Se lo pasarán en grande.

Ingredientes (para 20 unidades como cantos de río”)




1 yogur natural
4 huevos frescos grandes
500 gramos de harina de trigo (si es de fuerza, mejor)
20 grs de levadura química (1 sobre y un poquito de otro de Royal, por ejemplo)
1 naranja (vamos a usar la ralladura de su piel)
135 grs. De AOVE
1 tableta de chocolate Nestlé para repostería
250 grs. De azúcar moreno
1 pizca de sal
Mantequilla

Utensilios

2 boles grandes
1 varillas
1 batidora con accesorio para montar
1 lengua de pastelería (para que Bea no me diga nada luego)
2 moldes de silicona para magdalenas. Si no tenéis pues os hacéis con unos de usar y tirar y listo.
1 rallador
1 horno
1 trapo o manopla (para no quemarnos las manitas...)

Elaboración:

Manos limpias y comenzamos. En primer lugar vamos a separar las yemas de las claras. A continuación ponemos el chocolate a fundirse en un cazo a fuego suave.





Mientras se funde el chocolate comenzamos a preparar el punto de nieve. Colocamos las claras de huevo en un bol limpio (si hubiera algún resto de suciedad le costaría montar más a las claras), añadimos una pizca de sal y comenzamos a montarlas con ayuda de nuestra batidora.











Por otro lado blanqueamos las yemas de los huevos junto con el azúcar moreno y el yogur.



Incorporamos el aceite poco a poco sin dejar de batir.





Una vez asimilado el aceite añadimos la harina con la levadura, que previamente habremos mezclado, poco a poco para evitar la creación de grumos.



Mezclamos el punto de nieve con la harina el yogur...







A continuación añadimos la ralladura de naranja.




Seguidamente añadimos el chocolate a la masa.







Ha llegado el momento de verter nuestra preciosa masa en los moldes y hornearla. Si disponemos de una manga pastelera escudillaremos la masa en las celdas de los moldes, de no ser así, nos ayudaremos de paciencia y una cuchara sopera.






Metemos los moldes al horno a 180º (precalentado) durante 20 minutos. Transcurrido el tiempo, pinchamos una magdalena con un palillo. Si sale limpio es que están cocinadas, de no ser así, dejarlas un par de minutos más con el calor residual del horno.




Las tapamos con un paño limpio y dejamos que se enfríen durante media hora. Pasado ese tiempo las desmoldeamos y están listas para disfrutarlas.




Se pueden espolvorear con azúcar glas, ralladura de naranja, canela...la decisión es vuestra. Para conservarlas es suficiente con dejarlas tapadas con papel "film".

Buena Suerte y Buen Provecho

martes, 14 de septiembre de 2010

TABOULÉ

La receta de hoy es cortesía de Cris, una amiga de nuestro blogmaster Pollo. El taboulé es un plato originario de la cocina libanesa y se hace a base de una sémola de trigo conocida como bulgur que se combina con ingredientes frescos como tomate, cebolla, menta, limón y perejil. Suele comerse con la mano sirviéndose de hojas de “oreja de burro” o lechuga romana. El bulgur puede ser perfectamente sustituido, como bien apunta Cris, por cuscús. Un plato delicioso en mi opinión amén de barato y fácil de preparar.

Ingredientes:

1 vaso de cuscús
3 o 4 limones
Aceite de oliva
1 tomate grande o 2 pequeños
½ pimiento rojo
½ cebolla
¼ pepino
Aceitunas negras
Uvas pasas
Perejil
Menta o hierbabuena
Sal

Elaboración:

Se exprimen los limones y añades el cuscús en el zumo de limón. El cuscús se tiene que empapar con el zumo de limón y se deja macerar. Después se cortan en cuadraditos pequeños el tomate, el pimiento rojo, la cebolla, y el pepino. Y se añade al cuscús. Añade un chorro de aceite (como en las ensaladas) y remueve bien. Al final pica la menta y el perejil y lo añades por encima junto con las aceitunas negras (si las troceas queda mejor) y las uvas pasas. Le añades sal al gusto.
Lo tapas y lo metes en la nevera un par de horas o tres. Durante este tiempo el cuscús se va macerando o “cocinando” con el zumo de los limones. Al cabo de unas dos o tres horas ya está listo para servir y súper fresquito. También puedes dejar el cuscús macerando la noche anterior y al día siguiente sólo tienes que añadir los vegetales recién cortados. Hay gente que además de menta y perejil le añade cilantro. No queda mal pero yo no le añado cilantro porque mata un poco el sabor de la menta y me gusta más la menta. Si te pilla el toro, también venden cuscús pre-cocido que tarda mucho menos en hacerse. En 20 min o 30 min está listo. Es perfecto para verano porque se come frío es ligero. Está muy bien, por ejemplo, para una barbacoa donde te das un homenaje de carne, porque sirve como ensalada y además al llevar limón te ayuda a digerir toda la carne.

Muchas gracias por tan original colaboración Cris. Bienvenida a nuestro humilde foro. Espero que nuestro blogueros se animen a preparar tan deliciosa receta y nos cuenten.

Buena Suerte y Buen Provecho

1001 formas de abrir un botellín...LXIV

viernes, 10 de septiembre de 2010

MARMITAKO DE BONITO

El marmitako de bonito es un plato típico de los pescadores del Cantábrico. Su nombre proviene precisamente de la marmita, el recipiente en el que se cocinaba dicho plato, puesto que era uno de los pocos enseres que componían el ajuar de un barco pesquero. La elaboración de tan suculento plato se lleva a cabo con uno de los reyes del mar: el Bonito del Norte también conocido como atún blanco o Thunnus Allalunga. Para ser considerado Bonito del Norte debe tener un peso mínimo y haber sido capturado con caña (de esta forma la calidad de la carne no merma). Se captura en lo que se denomina la “costera” y es el periodo que va de Junio a Octubre, ambos inclusive. Pese a que esta receta nos llega casi con la temporada del bonito acabada, los primeros fríos del otoño tal vez os animen a elaborar tan suculento plato.

Ingredientes (para 4 personas)

600 grs. De lomo de Bonito del Norte
1 cebolla blanca dulce
1 pimiento verde italiano
½ pimiento lamuyo rojo
½ puerro
1 diente de ajo
1 hoja de laurel
1 tomate pelado y despepitado
1 cucharada sopera de carne de pimiento choricero
800 grs. De patatas especiales para cocer
1 vaso de vino blanco
AOVE
Sal

Para el fumet

Las espinas del bonito
1 cabeza de ajo
1 cebolla
El verde del puerro
1 zanahoria
1 vaso de vino blanco
Agua
AOVE
1 cucharada de pimentón dulce de La Vera

Utensilios

2 cacerolas amplias
1 sartén antiadherente
1 espátula
1 tabla
1 cuchara sopera
1 cuchillo cebollero
1 pinzas
1 puntilla

Elaboración

Manos limpias y una buena copa de Itxasmendi Barrica 7 al alcance de la mano. En primer lugar vamos a preparar el fumet. Lavamos y pelamos los ingredientes del fumet, los colocamos en una cacerola, cubrimos con el agua y al fuego. Desde el momento que rompe a hervir vamos a contar 25 minutos.
Mientras tanto lavamos los pimientos y los cortamos en brunoise. Pelamos y picamos el tomate. Picamos el puerro en brunoise junto con los dientes de ajo y la cebolla. Pelamos las patatas y las reservamos sumergidas en agua. Cortamos el bonito en dados de 2 x 2 cm. . y lo reservamos en la nevera.
Ponemos un chorro generoso de aceite en la cacerola y a fuego medio vamos pochando los ingredientes en este orden. En primer lugar rehogamos la cebolla, seguida del pimiento (es importante que el pimiento quede muy pochado), el puerro y el ajo. Cuando todo esté muy pochado incorporamos los dados de tomate. Seguidamente añadimos la patata cortada en cachelos, subimos el fuego y rehogamos bien todos los ingredientes. Añadimos el pimentón y la carne de pimiento choricero. Acto seguido incorporamos el vaso de vino blanco, dejamos que evapore el alcohol y lo cubrimos con el fumet (debe cubrir un par de dedos por encima) . Añadimos la hoja de laurel y bajamos el fuego. Dejamos cocer durante unos veinte minutos a fuego suave.
Mientras la patata se cuece, salamos y doramos los dados de bonito a fuego fuerte en nuestra sartén antiadherente con un chorrito de aceite. Es importante que el bonito quede dorado por fuera y crudo por dentro para que no se nos quede muy seco.
Incorporamos el bonito a las patatas y dejamos que cueza durante unos 3 minutos más.
Para saber que las patatas están listas es tan sencillo como pincharlas con un palillo o mirar cómo se han desgastado las aristas. Rectificamos de sal y desgrasamos si fuese necesario.

Buena Suerte y Buen Provecho.

Pd: lo ideal sería acompañarlo con otro par de botellas de buen Txakolí de Guetaria.