domingo, 15 de enero de 2012

SALCHICHAS DE POLLO AL VINO BLANCO



Tras los excesos económicos y gastronómicos de las fiestas navideñas vamos a preparar un plato tan simple como barato y sabroso. Salchichas frescas. He decidido hacerlas de pollo en lugar de las tradicionales de cerdo por aquello de aligerar un poco el plato. No os preocupéis porque se encuentran en la mayoría de las pollerías, carnicerías y casquerías. Animaros.

Ingredientes (para 4 personas)
12 salchichas frescas de pollo
3 cebollas blancas dulces grandes
1 diente de ajo
1 hoja de laurel pequeña
1 ramita de tomillo
Sal
Azúcar
AOVE
1 botella de vino blanco (a partes iguales; media para el cocinero y media para el guiso)

Utensilios

1 sartén antiadherente grande
1 bandeja
1 tabla
1 cuchillo cebollero
1 puntilla
1 pinzas

Elaboración
Manos limpias y copa de vino blanco fresquito a mano (si el vino es de cartón, un botellín por favor). Pelamos las cebollas y el ajo. Cortamos la cebolla en juliana y el ajo en láminas. Reservamos. Calentamos la sartén, añadimos un chorro generoso de aceite para a continuación proceder a dorar las salchichas por todos los lados, a fuego vivo hasta que adquieran un bonito color.




Reservar. En la misma sartén donde hemos dorado las salchichas vamos a proceder a pochar la cebolla junto con el ajo. Ya sabéis, bajamos el fuego al mínimo, añadimos un poco más de aceite e incorporamos la cebolla, el ajo y una pizca de sal para que “sude”.





Tras unos 15 minutos aproximadamente, incorporamos las salchichas, subimos el fuego y añadimos el vino, el laurel y el tomillo.







Cuando se haya evaporado el alcohol del vino bajamos el fuego y dejamos que cuezan suavemente durante 15 ó 20 minutos más. Rectificar de sal y de azúcar si fuera necesario.
El acompañamiento ideal de éste plato para mí, es el puré de patatas.

Buena Suerte y Buen Provecho